espera despierta

Barcelona: La sinfonía perfecta como patrimonio de la humanidad

Publicado: 2011-12-20

Por: Jack Hurtado

@JackHurtado

“El Barcelona debe ser declarado patrimonio futbolero de la humanidad”, suscribió el periodista Juan Pablo Varsky en una de sus inmejorables columnas en La Nación. Y es que el cuadro oriundo de Catalunya ya dejó de sorprender hace tiempo. Cada uno de sus partidos son obras perfectas de arte, cada uno de sus toques musicalizan la sinfonía perfecta del fútbol, tienen a un gran maestro a la cabeza y a once tenores de gala. Viva la táctica.

Su más reciente recital lo sufrió el poderoso de Brasil, el Santos, quien quedó apabullado: “Confundir, intimidar a alguien, haciendo exhibición de fuerza o superioridad”, Real Academia Española dixit. El cuadro brasileño solo pudo aplaudir las 4 mágicas notas musicales que brindaron los catalanes en el Mundial de Clubes para coronarse como monarcas absolutos del mundo por segunda vez en su historia. Aplausos merecidos.

Cualquier epíteto queda corto, cualquier adjetivo es insuficiente. El cuadro blaugrana ya se volvió inconmensurable y cada elogio que le otorgan de las graderías de los estadios no basta para aplacar la lucidez de su fútbol. Pero, ¿de dónde salieron? ¿cómo se formaron? ¿por qué son tan capos? Las respuestas te dirigen  como un túnel sin salida a  dos palabras: “La Masia”. Esa cantera bendita; esa fábrica de futbolistas, ese taller artesanal para formar verdaderos extraterrestres de la pelota. Los cracks del mañana.

En esta máquina que siembra para cosechar, los profesores te enseñan el verdadero concepto del fútbol, ese que reza de que debes levantar la cabeza, mirar antes de recibir, anticiparte a la jugada y colocar tu cuerpo para defender a tu amigo (el balón). Entender que el fútbol es como los idiomas: si recibes buena enseñanza desde niño en coordinación fonética, hablarás rápidamente cualquier lengua. En el fútbol igual, si desde pipiolo te enseñan la coordinación motora, estarás llamado a ser un crack. Y es ese sagrado concepto el que te inculcan en “La Masía” desde siempre: aprender el idioma del fútbol. Y hablarlo bien.

El Barcelona es una manifestación artística porque combina el arte (maravillosos toques de Iniesta y Xavi), la música (El ‘tiqui-tiqui’ del equipo), la danza (las maromas de Messi), la geometría (Los toques en círculo, cuadrado, rombo de los azulgranas), la pintura (¡Benditas joyitas de Messi!). Y pensar que todas esas obras maestras fueron prediseñadas varios años atrás, por muchos maestros, quienes echaron todas sus esperanzas en jóvenes muchachos que tocaban la puerta del centro de entrenamiento con su balón en el brazo y la frase: “quiero ser culé, quiero ser campion del món”.

Como escribo al comienzo, cualquier comentario al Barcelona queda chico, solo queda aplaudir y gozar de ese maravilloso encaje perfecto del fútbol. Aplausos recalcitrantes para el artífice de todo, para el menudo hombre de la barbilla partida y unos cuantos cabellos en la cabeza, Pep Guardiola, que nos permitió y esperemos nos permita por unos años más seguir disfrutando de esa mágica y geométrica sinfonía, esa que ya es patrimonio futbolero de la humanidad.


Escrito por

Jack Hurtado

@JackHurtado / Reportero de Radikales Libres (RBC Televisión) / Columnista Spacio Libre / / Ex mulero / Habla Portugués y algo de Inglés / Saborea mucho las entrevistas / Colaborador en diversos proyectos de periodismo digital.


Publicado en

Fuero Interno

Otro sitio más de Lamula.pe